In Sin categorizar

PROHIBIDO EMOCIONARSE

En el mundo de las finanzas no hay lugar para las emociones. En este artículo te contamos de qué forma te pueden perjudicar.

Así es, las emociones pueden ser muy negativas a la hora de tomar decisiones. Ya te lo contábamos en nuestro artículo sobre la inteligencia artificial cómo una simple tarea como es el cocinar un plato de comida puede verse afectado por un estado de ánimo.

Según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) gran parte de las emociones las procesamos de manera inconsciente y afectan en nuestra manera de pensar y, en consecuencia, en nuestras decisiones. Y es que las emociones forman parte de nuestro cerebro más primitivo, conocido también como “cerebro reptiliano”. Según el doctor Gerald Zaltman, miembro del comité ejecutivo de la Universidad de Harvard, el 95% de las decisiones que tomamos se gestan en el subconsciente. ¿Cuántas veces nos hemos arrepentido de tomar una decisión estando enfadados, eufóricos o asustados?

Las decisiones financieras importantes tomadas en según qué estado emocional pueden llevarnos a un desastre financiero, ya que las emociones sacrifican la precisión por la velocidad, es decir; sentimos la presión de tomar una decisión rápidamente. Por poner ejemplos, en nuestro día a día podemos encontrar 3 emociones comunes que pueden afectar nuestras decisiones financieras.

  1. La ira: Es una emoción muy poderosa ya que hace que nos volvamos impulsivos y tomemos decisiones precipitadas. Ni siquiera el gran Warren Buffet está a salvo de esto, ya que en 1962 tomó la decisión de comprar una gran participación de una empresa sólo para despedir al CEO de ésta por motivos personales. El propio Buffet la etiquetó como “la peor inversión que jamás haya hecho”.
  1. La ansiedad: Proviene de la incertidumbre, del no saber lo que se está haciendo o de la falta de información. Se acompaña de una sensación de malestar, preocupación y temor. Sus consecuencias pueden ser que la percepción del riesgo de una determinada operación financiera se vea afectado de manera subjetiva. Lo más probable es que se exagere el riesgo que pueda haber.
  1. El entusiasmo: Las causas de esta emoción podrían ser muchas, desde una buena noticia que recibes por la mañana hasta comprarte un coche o una casa. El entusiasmo tiende a hacernos gastar más dinero del que lo haríamos en circunstancias normales. Es muy común sentir esto en un viaje o en unas vacaciones y ver al término de éstas que hemos superado el presupuesto que teníamos en mente. Aunque no hay nada de malo en gastar dinero para disfrutar de los placeres de la vida es importante que no nos dejemos llevar por nuestros gastos.

Lamentablemente dominar los estados emocionales para que no nos afecten financieramente no es tarea fácil. Los grandes expertos a nivel mundial dedican años de su vida a trabajar esta faceta y aún así muchos se han arruinado por no saber gestionar las emociones correctamente en un momento determinado. Y es que ya lo adelantamos en su día con este spot: Las emociones humanas pueden ser maravillosas, pero no sirven para invertir. Haz clic aquí para ver el video

Esperamos que este artículo os haya hecho reflexionar acerca de la importancia de automatizar las inversiones usando inteligencia artificial. Para más información podéis visitarnos en www.zaratemateo.com

Dejar un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar